Un viaje transformador a las entrañas del cine inspirado por Herzog

El director Pablo Maqueda recorre a pie en su documental el mismo camino de Múnich a París que hizo el cineasta alemán en 1974.

Hace exactamente 46 años, Werner Herzog emprendió un histórico viaje a pie de Múnich a París. Al cineasta alemán le habían informado de que su mentora artística Lotte Eisner estaba gravemente enferma. Aquella crítica de cine y cofundadora de la Filmoteca Francesa que se había encargado de velar por la integridad de las películas que Hitler quería destruir, no podía morir. En un intento romántico cargado de fe por salvar a su amiga, Herzog cogió lo imprescindible y se echó a andar rumbo a la capital francesa convencido de que Lotte le esperaría con vida mientras él siguiera el camino a pie.

Por delante le esperaba un recorrido de 775 kilómetros que el director de Fitzcarraldo concluyó en 22 días. Y logró su objetivo, porque Lotte no solo se recuperó, sino que aguantó su aliento otros nueve años, hasta cumplir los 87. El resultado de esa hazaña experimentada entre bosques, lluvia y niebla lo plasmó en el libro Del caminar sobre hielo, que ha servido de guía para el director madrileño Pablo Maqueda en Dear Werner, un documental en el que sigue al detalle la misma ruta que su admirado Herzog. El filme llega a las salas de cine este viernes tras su estreno mundial en el festival de Sevilla, donde obtuvo una buena acogida. Maqueda no pudo estar presente físicamente en el certamen por las restricciones, pero está feliz con la repercusión que está teniendo “una película muy pequeñita” que ha supuesto todo un “reto personal”, dice el cineasta en conversación con La Vanguardia.

Al igual que hizo Herzog, el madrileño se lanzó a caminar el pasado enero con su mochila y dos cámaras a cuestas. Se despidió de su pareja -la productora Haizea G. Viana, a quien dedica la película- para, de algún modo, ponerse a prueba en un ejercicio de libertad creativa y llevar a los espectadores por los mismos lugares por los que transita el libro en un periplo que abarcó cerca de un mes. La película nace de la frustración de los sinsabores de intentar levantar un proyecto durante siete años que se ha visto azotado por continuos problemas de financiación. “Dear Werner es un documental que hago totalmente hundido y en el que indago en mis ganas de hacer cine”, reflexiona. “Es inspirador como proceso saber que de las frustraciones pueden salir cosas muy bonitas, la verdad; y creo que puede animar a las generaciones jóvenes a poder hacer cine con lo puesto, sin esperar a tener grandes presupuestos”.

Esa película que lleva en su cabeza siete años y “con vocación de gran público” es La desconocida, un thriller con un presupuesto de un millón de euros que supone la adaptación al cine de Grooming, la obra teatral de Paco Bezerra que finalmente rodará en verano de 2021 con Manolo Solo, Laia Manzanares, Eva Llorach y Blanca Parés. “Después de recibir un golpe duro en la financiación de la película, casi tuvimos que volver a la casilla de salida. Así que necesitaba rodar, estar en comunión conmigo mismo, con la cámara, hacer cine y entonces me dije que no iba a volver a pedir permiso para hacer un proyecto tan íntimo como el de Dear Werner”. Un proyecto sin gran presupuesto ni una gran estrella, pero envuelto de “verdad y sinceridad” que se hizo “sin seguir una lógica comercial”.

Sé el primero en comentar en «Un viaje transformador a las entrañas del cine inspirado por Herzog»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*